Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
No prueben con la ignorancia
Una biblioteca de temas de capacitación para la administración de empresas y organizaciones
img

Las vacaciones del empresario (I)

08 de Febrero, 2012  ·  Piedrabuena, Sara
¿Tiempo de recuperación sicofísica?

Organizado por el Grupo Formación de la Asociación Cristiana de dirigentes de Empresa (ACDE) se llevó a cabo en 1991 un seminario sobre las vacaciones del empresario. La siguiente es la versión periodística de una de las exposiciones.

Un retiro de las rutinas del año (enfoque sicológico)

Ante la consulta realizada a distintos empresarios sobre el tema de las vacaciones, la respuesta obtenida en la mayoría de los casos fue unánime: "¡Que lleguen pronto!".
¿Qué es lo que pasa realmente en los primeros días de las vacaciones? o ¿cómo se pasa de una actividad intensa al tiempo libre?, parece ser el interrogante que se plantea al empresario ante el inicio de su tiempo de descanso.
Como modo de solucionar esta transición, algunas personas se dedican a dormir durante horas, porque en realidad no encuentran otro modo de parar la tensión que traen.
Otros, optan por una intensa actividad social a modo de no desengancharse, puesto que no pueden desacelerarse tan fácilmente.
Estas actitudes nos permiten concluir que el hombre de empresa vive con una gran responsabilidad social.
De ellos dependen los destinos de grandes cantidades de personas.
En principio, su propia familia, que en general es numerosa; en segundo lugar sus empleados; y en tercero, por extensión, las familias de sus empleados.
Es decir, sobre pocas cabezas y pocas espaldas recae el peso de tomar decisiones que afectan la vida de gran cantidad de personas.
Pensemos nada más, a modo de ejemplo, que si una empresa tiene un personal de 2.000 individuos, tendrá un ámbito de influencia de por lo menos 6.000 personas.
Por eso la importancia de la calidad de vida del empresario y por tanto la calidad de sus vacaciones.
La empresa es un lugar donde las cosas amenazan con salirse de control todo el tiempo.
La percepción de la situación de amenaza es fuente de estrés.

Estrés: lo que cuenta no es lo que pasa, sino la manera que tenemos de responder a los que pasa.

Voy a dar algunas definiciones muy breves de lo que significa el estrés, que complementan los conceptos del expositor anterior.
Todo ser humano interactúa con un medio que no controla totalmente.
Este desajuste entre el organismo y el medio provoca una tensión tendiente a modificar lo que pasa.
Si tomamos la definición clásica de estrés, éste es la respuesta del organismo a toda solicitud que se le hace.
Esto quiere decir que lo que cuenta no es lo que pasa sino la manera que tenemos de responder a lo que pasa.
El estrés, en tanto esfuerzo de adaptación, en sí no es malo, porque es imprescindible adaptarnos a lo que tenemos que enfrentar.
Por lo tanto se hace necesario un tiempo para recuperarse entre episodio y episodio de tensión.
Esto quiere decir que la respuesta de tensión no es la única que el organismo puede dar, sino que también existe la posibilidad de dar una respuesta de relajación, cosa que es bastante difícil de hacer.
Todos los días, y en particular los fines de semana, nos enfrentamos con el problema - valga la paradoja - de la necesidad de hacer pausas para poder enfrentar los nuevos episodios de tensión que van a venir.

¿Cómo hacer que las vacaciones, que son supuestamente el tiempo para la pausa de relajación, sirvan para ese objetivo?

Intentemos pensar esto desde dos puntos de vista, desde el personal y desde el familiar del empresario.
Las vacaciones representan la oportunidad de desconectarse, pero esa desconexión sólo se logra con una reconexión intensa con otras cosas.
Esta es la idea central.
Pareciera que con la primera verdad de las vacaciones - "la realidad física es otra y por tanto impone otra realidad" -, alcanzaría.
Pero la cosa es que la representación sicológica de la empresa sigue presente y no se va por el cambio del escenario simplemente.
El objetivo de las vacaciones debe ser cambiar esta representación sicológica, aquello que sigue mentalmente dando vueltas.
Sin este cambio no habrá una verdadera pausa.
Desde lo personal, hacer algo relajante quiere decir poder concentrarse intensamente en otra cosa.
De otro modo, la cabeza se sigue ocupando de lo que no tiene resuelto.
Una actividad que requiera destreza, poner en juego otras habilidades, hace que se deba estar concentrado en algo que no es la representación sicológica de la empresa, en general fuente de tensión y estrés.
Ese otro algo que hacer tiene que estar relacionado con los gustos, con la diversión en el buen sentido de esta palabra, no en el sentido frívolo que ha tomado ahora dicha terminología.

Recuperar los espacios personales

Este algo puede ser un deporte, un hobby o leer una novela debajo de un árbol acompañado de una manzana.
Se trata fundamentalmente de recuperar esos espacios personales que muchas veces están relacionados con los momentos más gratos de la infancia.
Para referirnos al aspecto familiar de las vacaciones es necesario hacer una aclaración.
Al preparar estas reflexiones, partimos de un supuesto: el trabajo como mayor fuente de estrés y la familia como menor fuente de estrés.
Esto puede no ser así.
Las familias pueden estar atravesando crisis, crisis matrimoniales, crisis con los hijos, y esto creo que requiere un apartado especial.
Cuando un área de la vida se constituye en fuente de tensión crónica, tenerla todo el tiempo presente, como pasa en las vacaciones, sólo alimentará más tensión.
Las respuestas para este tipo de situaciones son únicas para cada familia y por tanto esto excede los límites de este encuentro.
Pero si volvemos al esquema propuesto, que es mayor estrés en el trabajo y menor en casa, deliberadamente digo menor y no ninguno.
Porque esto quiere decir que la familia no es solamente un refugio; es de desear que lo sea, pero incluye también factores de estrés.

El hombre de empresa y su cónyuge

El primer factor de estrés es la señora de la casa.
Las mujeres en vacaciones además de muchas otras cosas, queremos sentirnos acompañadas, fundamentalmente, y demandamos compañía.
El empresario está acostumbrado a un alto grado de exigencia personal.
Y por esto está sumamente expuesto a perder el registro entre lo que hace por exigencia y lo que hace por placer.
Por tanto corre el riesgo de que cuando deja de exigirse en la empresa, empieza a exigirse en casa como hombre, y esto es válido también para el tema de la sexualidad.
Respecto de tener el hombre en casa, la mujer se encuentra en una doble situación: por un lado quiere que el hombre como papá se ocupe de los hijos, es decir que haya diálogo, comunicación, que se haga aquello que en el año se hizo poco.
Por otro lado, el hombre empieza a involucrarse en las más pequeñas tareas de mantenimiento hogareño, con la consiguiente molestia e incomodidad de la señora, similar a lo que puede experimentar la empleada cuando la patrona encuentra tierra por todas partes.
Esta sensación en general se expresa con la exclamación: ¡qué se viene a meter ahora con algo que yo manejo todo el año con eficacia y sin pedir demasiado socorro!
Este tema es particular de cada cónyuge y ellas mismas sabrán cómo frenar esta deformación profesional del empresario.

El hombre de empresa y sus hijos

Respecto de los hijos en vacaciones, se supone que el papá debe estar más disponible para ellos.
Esto es cierto, pero no necesariamente estar más disponible quiere decir tener ganas, tener capacidad o tener disponibilidad interna.
Justamente en vacaciones se notan más cosas que en el año pasan desapercibidas.
O que aún cuando papá quiere mucho a los hijos, hay cosas que le molestan de ellos.
Si no ha habido en el año demasiado diálogo, es difícil resolverlo en las vacaciones.
Lo más probable es que el chico no nos mire con cara de nada y responda con algún monosílabo eventual, o bien ponga la cara y después le diga a la mamá: "¿qué le pasa al viejo que me quiere hablar?".

Vacaciones: un tiempo para construir la base de un diálogo fecundo

Las vacaciones son un momento para construir una base tendiente a alcanzar un diálogo fecundo.
Esto quiere decir, proponerse dar un pequeño paso en la dirección de construir un diálogo.
A veces se puede hacer alguna actividad juntos y no esperar que rápidamente el chico empiece a contestar a nuestros nuevos buenos propósitos o intentos de hablar.
Es un área minuciosa y muy constante de trabajo en pos de optimizar nuestra relación familiar.
Las dificultades comunes en los vínculos, en el vínculo matrimonial o con los hijos, lo que enfrentamos todos los días en la familia, se potencia más en vacaciones, pero también es el momento de mayores posibilidades de ser resueltas.
En este sentido, es importante tener en cuenta las expectativas de cada uno respecto de las vacaciones y hacer una suerte de consejo familiar previo para dar un espacio a cada una de esas expectativas.
Para los cristianos, las vacaciones tienen un punto en común con los retiros espirituales.
Uno de los sentidos sicológicos del retiro es cambiar el ambiente para generar la posibilidad de conectarse con otras cosas.
Y en consecuencia desarrollar en cada uno de nosotros nuevas posibilidades.
Las vacaciones ofician de disparador para acceder a recursos distintos en uno mismo.
Deben ser en ese sentido un retiro de las rutinas del año.
De cuantas más rutinas nos retiremos, mejor.
La vacación eficaz será aquella que pueda correr esa representación sicológica de la empresa como fuente de tensión, por una representación sicológica más grata respecto de sí mismo y de la familia.
Esto quiere decir que si en vacaciones la conexión con uno mismo, con la mujer y con los hijos es más intensa, y la conexión con la empresa empalidece un poco, las vacaciones habrán logrado su objetivo.

¿Qué dejamos y qué llevamos en nuestras vacaciones?

Para terminar quisiera compartir un cuento Zen.
Habla de dos discípulos que van caminando hacia el templo.
Cuando llega el momento de cruzar un río se encuentran con una joven que no se atrevía a cruzarlo.
Uno de ellos la levanta en brazos y la ayuda a llegar hasta la otra orilla y allí la dejan.
Y siguen caminando un buen rato más hasta el templo.
Cuando llegan allí el discípulo que no había tocado a la joven le dice al otro: "¿Cómo pudiste hacer eso sabiendo que está prohibida que tengamos contacto con las mujeres?".
A lo cual el primero responde: "Yo la dejé a la orilla del río; tú todavía la traes contigo".
Esto es lo que puede hacernos pensar en qué dejar a la orilla del río y qué llevarnos encima para las vacaciones.

La Dra. Sara Piedrabuena es sicóloga y exprofesora adjunta de la Facultad de Sicología de la Universidad del Salvador. Directora asociada del Centro Privado de Sicoterapia.
Palabras claves , , , , ,
publicado por hacheaefe a las 22:40 · Sin comentarios  ·  Recomendar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Sobre mí
FOTO

Héctor Alberto Faga

Escritor, poeta, novelista

» Ver perfil

Al margen
Hola a todos
¡Bienvenidos al mundo de la Capacitación personal y empresarial!
En este blog encontrarán material práctico de capacitación destinado a empresarios, profesionales, gerentes de empresas, estudiantes y curiosos.
Buscador
Blog   Web

Tópicos
» Albrecht, Karl (3)
» Allen, David (1)
» Alles, Martha Alicia (1)
» Alstchul, Carlos (1)
» Anónimo (9)
» Ariely, Dan (2)
» Augé, Marc (0)
» Backer, Ricardo (6)
» Belous, Alicia (2)
» Blake, Oscar Juan (1)
» Blanchard, Ken (1)
» Braun, Rafael (1)
» Brojt, David (3)
» Buckingham, Marcus y Clifton, Donald (1)
» Canetti, Marcelo (1)
» Canton, Alejo (7)
» Cappo, Joe (1)
» Carlzon, Jan (1)
» Cavalli, Edmundo (11)
» Champy, James (1)
» Chistes, cuentos y anécdotas (4)
» Chomsky, Noam (1)
» Clerc, Olivier (1)
» Cleveland, Brad (1)
» Coca, Leonardo (4)
» Cole, Joanne (1)
» Cortese, Abel (4)
» Covey, Stephen (2)
» Crespo Casares (1)
» Criado, Eduardo (1)
» Crosby, Philip (1)
» Daly, Jack (1)
» De Bono, Edward (2)
» DellOrto, Alfonso (1)
» Díaz, Eduardo A. (1)
» Domínguez Márquez, Octaviano (1)
» Drucker, Peter F. (11)
» Einecavé, David (1)
» Ellison, Larry (1)
» Faga, Héctor Alberto (69)
» Faga, Héctor Alberto y Ramos Mejía, Mariano (9)
» Faga, Pablo (2)
» Faga, Silvina (2)
» Fernández Longo, Enrique (12)
» Ferrari, Carlos Alberto (2)
» Fisch, Ricardo (1)
» Fishman, Charles (1)
» Fiszer, Jorge (1)
» Formanchuk, Alejandro (8)
» García, José Enrique (1)
» Gates, Bill (1)
» Gelblung, Samuel (1)
» Gelinier, Octave (1)
» Gilbreath, Robert D (1)
» Godin, Seth (2)
» Goldmann, Heinz (1)
» Goldratt, Eliyahu (2)
» Goleman, Daniel (1)
» González, Jorge (1)
» Gore, Ernesto (0)
» Grinder, John (1)
» Guach Castillo, Julia (1)
» Gumming, Mónica K. (1)
» Heath Hermanos (1)
» Hiebaum de Bauer, Karin Silvina (1)
» Humor (2)
» Hurt, Floyd (1)
» Inglis, Paul F. (1)
» Iparraguirre, Ana Mercedes Díaz de (1)
» Isaacs, William (1)
» Kaplan, Robert S. y Norton, David P. (1)
» Kastika, Eduardo (1)
» Kearney, A. T. (1)
» King, Norman (1)
» Kleinrock, Leonard (1)
» Kofman, Fred (1)
» Kohon, Leopoldo (4)
» Kotler, Philip (12)
» Kouzes, M y Posner, B (1)
» Kratz, Gordon A. (1)
» Lascano, Marcelo Ramón (1)
» Levy, Alberto (2)
» Lewis, Jordan (1)
» Lincoln, Abraham (2)
» López Alonso, Gerardo (2)
» Macazzaga, Jorge A. (1)
» Mackay, Harvey (3)
» Makovsky, Ken (1)
» Marcum, Dave - Smith, Steve y Khaisave, Mahan (1)
» Marías, Julián (1)
» Márquez, Daniel (1)
» Martin, Chuck (1)
» Martínez Aldanondo, Javier (1)
» Martínez Colín, José Pbro. (1)
» Mc Kenna, Regis (1)
» Mc Loughlin, Barry (1)
» Meléndez, Horacio (1)
» Merodio, Juan (1)
» Molinari, Paula (9)
» Moller, Claus (6)
» Moon, Young (1)
» Mora y Araujo, Manuel (1)
» Moschetti, Nelson (1)
» Motl, Pablo Martín (1)
» Mujica, Hugo (1)
» Negroponte, Nicolás (1)
» Nielsen, A. C. (1)
» ODonnell, Horacio (1)
» Ohmae, Kenichi (7)
» Orientar el desarrollo empresario (5)
» Orridge, Martin (1)
» Ossés, Omar (1)
» Owen, Esteban (4)
» Pastoriza, Raúl (1)
» Penzias, Arno (1)
» Peralba Fortuny, Raúl (1)
» Peters, Tom (1)
» Piedrabuena, Sara (1)
» Podestá, Juan Carlos (1)
» Porter, Michael (1)
» Punturo, Daniel (1)
» Ramos Mejía, Mariano Enrique (25)
» Rapp, Stan (3)
» Recibido vía Internet (15)
» Ries, Al (2)
» Robbins, Anthony (1)
» Robinson Castellanos, Edmundo (1)
» Roger, Martha (1)
» Ruge, A. (1)
» Rutherford, Ernest (1)
» Sánchez González, Luis (1)
» Sánchez Loppacher, Julio (1)
» Santos Ramírez, José Alberto (1)
» Schmitt, Guillermo R. (1)
» Sebenius, James K. (1)
» Selman, Jim y Evered, Roger (1)
» Senge, Peter (3)
» Smith, Perry M. (1)
» Sordo, Pilar (1)
» Soto, Mónica y Bocchigliere, Roberto (1)
» Spendolini, Michael D. (1)
» Stanton, John (1)
» Sun Tzu (1)
» Tapscott, Dan (1)
» Tarketon, Fran y Boyett, Joseph H. (1)
» Templeton, tim (1)
» Toffler, Alvin (2)
» Toffler, Alvin y Heidi (1)
» Trout, Jack (3)
» Ury, William (4)
Enlaces
» Un weblog para Orientar
» Orientar capacitación
» Orientar Videos de Capacitación
» Un blog para Orientar
» Toda la poesía de Hacheaefe
» Relatos, poemas y más
» CEO Forum
» Plan UBA
» Vistage Argentina
» Mental Gym
Más leídos
» Cómo operan las matrices de aprendizaje dentro del campo de la estructura de poder de las instituciones
» Frases de Kenichi Ohmae
» Introducción a la creatividad
» La Inteligencia Emocional
» La Sinfonía de los Costos del Factor Humano - 4. Moderatto (quinta entrega)
» Las 21 conductas del nuevo liderazgo
» Las siete áreas de resultados clave
» Los 7 principios de la Negociación
» Metodología Biadi en la solución de problemas administrativos
» X-Ingeniería
Se comenta...
» Siete consejos para liderar
1 Comentario: Fabian
» El crédito y las ganancias - El efecto palanca
1 Comentario: Lorena
» La clave del maximarketing: Conocer al cliente
1 Comentario: Cami
» De misiones, visiones y valores
1 Comentario: Arturo Cuellar
» 50 artículos sobre temas de administración de empresas
1 Comentario: Pia - Deposgrado.com
Secciones
» Inicio
FULLServices Network | Blog profesional | Privacidad