Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
No prueben con la ignorancia
Una biblioteca de temas de capacitación para la administración de empresas y organizaciones
img

Para tener éxito, empresarios copian modelo de las hormigas

13 de Febrero, 2012  ·  Gelblung, Samuel

Comenzó como una moda literaria y ahora se trasladó al mundo de los negocios.

No son trabajadoras como todos creen.

El secreto de su capacidad de producción es la concentración de mucha mano de obra en poco tiempo de trabajo.

Han resuelto los problemas de abastecimiento más difíciles adaptándose a rigores naturales que jamás nadie podría soportar.

Tiene criterio solidario y cuando resuelven en conjunto siempre eligen la mejor solución.

Utilizan un sistema de comunicaciones perfecto.

Con dos toques de antena transmiten información completa que en una empresa requeriría decenas de planillas.

No contaminan ni enferman.

Actúan como unidades independientes de producción, criterio que las empresas de avanzada recién están descubriendo.

Existen en la Tierra antes que el hombre y la batalla para destruirlas está perdida de antemano.

Ellas dominan la superficie y los hombres las alturas, dicen los estudiosos.

Pueden hacer la guerra sin ser militares.

Tire por la ventana los manuales para ejecutivos modernos.

Queme ya los libros que hasta hoy eran la biblia para los negocios.

Abomine de los conceptos clásicos y comience una nueva etapa en su criterio de conducción empresarial.

Estudie la vida de las hormigas, cópielas y será exitoso.

Es la moda en las empresas del primer mundo.

Por eso las ediciones de siete libros que han salido sobre la vida secreta de las hormigas se venden como pan caliente – la moda en Francia, siguió en Estados Unidos, estalló en España y avanza sobre Italia – y varios libros más están en proceso de impresión.

El presidente de una consultora empresaria de Nueva York explicó el motivo de esta tormenta intelectual: “Nos hemos pasado casi todo este siglo estudiando la vida de los extraterrestres, hemos estado ocupados en fantasías. Sabemos todo sobre seres verdes que jamás vimos y quizás jamás veremos. Pero no sabemos nada sobre los seres intraterrestres. Las hormigas son los verdaderos dueños de la Tierra. si entendiéramos aunque sea mínimamente sus códigos, seríamos absolutamente invencibles”:

El hombre que comenzó esta apasionante historia es un periodista francés, Bernard Werber, que trabajaba para la reviste “Le Nouvel Observateur”.

Un día propuso en un artículo estudiar la vida de las hormigas y sustentó con algunas hipótesis la intención de su trabajo.

Le premiaron la idea y le financiaron un viaja a Costa de Marfil para que estudie de cerca la marabunta.

El resultado no fue un ensayo científico sino una novela que con muy poca originalidad se llamó “Las hormigas”.

No fue poco lo que encontró en su investigación y lo que pudo contar a partir de esta propuesta.

“Están en todas partes, en el desierto y en el Polo, se adaptan a todos los climas y a todas las situaciones. Son realmente superiores a nosotros. Nosotros, los humanos, no podemos vivir en muchos sitios; ellas sí. la flexibilidad que tienen para esa adaptación es emblemática para las acciones humanas”.

Algunos dicen que el paralelismo lo propuso Jean Servan Shriver, deuño de “L’ expansión”, una publicación líder en materia económica que se edita en París.

Él, por lo menos, no lo negó.

Pero cuando la obra cruzó el océano, el fenómeno se multiplicó.

Sin saber nada de lo que estaba pasando en el mundo de los negocios, tres científicos, Rys, Weher, de la Universidad de Zurich, y A, Marsh, de la Universidad de Namibia en Windhock, publicaron un estudio sobre el comportamiento de las hormigas en el desierto.

Según la teoría de estos científicos, las hormigas tienen una resistencia impresionante a las altas temperaturas.

Esta capacidad de adaptación les permite sortear la amenaza de su principal enemigo, una especie de lagarto que vive en el desierto y que sólo se alimenta de hormigas cuando salen a buscar alimento.

Esta revelación fue música para los oídos que estaban embelesado con “Las hormigas”, de Werber.

¿Qué habían descubierto?

Que las hormigas desarrollaron una tecnología especial para solucionar un problema de abastecimiento.

Lloyd Ridle, consultor de la Chrysler en materia de movimiento de materiales, explica el motivo de su entusiasmo: “Nosotros tardamos años en resolver problemas de abastecimiento cuando tenemos plantas en distintos puntos de los Estados Unidos y algunas hasta en el sudeste asiático. Hay diferencias de climas, de horarios, de gente. Cuando leí el informe sobre las hormigas en el desierto fue como una revelación. Ellas salen de su escondite durante un breve período, no más de 15 minutos, pero lo hacen justo en el momento de mayor calor. Las hormigas fuerzan su resistencia hasta el límite y cuando tienen controlada su energía, pasean delante de los lagartos, que las miran como si fueran seres inalcanzables, porque ellos están desesperados por el calor. Si el lagarto sale, muere. Salen todas juntas y en tres minutos hacen la tarea de todo el día. Las hormigas pueden resistir hasta 54 grados de temperatura. Nadie en la tierra puede tener tal resistencia térmica. Hasta su escaso tamaño juega en su contra porque su pequeña superficie se caliente más rápido que el lagarto enemigo. Sin embargo, ellas solucionan todo con la cantidad y la velocidad…”.

No es esto todo lo que saben las hormigas.

Las revelaciones de Werber seducen a los empresarios del mundo.

Dice Werber que mucho antes de que el hombre existiera sobre la Tierra las hormigas ya eran una civilización.

“Cosen, luchan, fabrican cosas, son solidarias y se comunican con un lenguaje más ágil que el de los humanos. Su sistema de olores es una forma de comunicación más rápida y sutil que el de la voz humana. Cada antena tiene once segmentos y cada uno emite un olor que equivale a una tonalidad. Se comportan como once bocas y once oídos a la vez. ¿Qué hacen dos hormigas cuando se encuentran? Tocan dos veces sus antenas (tac-tac) y en este breve gesto se han dicho dónde hay alimento, a qué distancia, en qué cantidad y cuántas obreras hacen falta para el traslado…”.

Para los ejecutivos y empresarios estos datos requieren planillas y memos para ser transmitidos eficientemente.

“Encontrar un sistema que en tiempo real y con sólo un tono pueda transmitirse información, sería colosal para cualquier empresa”, dice Ridle.

Werber tuvo enseguida imitadores.

Entre sus seguidores más conspicuos hay un escritor científico norteamericano, James Portisch, que tradujo a lenguaje empresario la sabiduría de las hormigas-

“Más que un modelo a imitar, el mensaje que transmiten las hormigas está directamente vinculado a la incapacidad que tenemos de vencer las limitaciones que produce la ineficiencia. Las grandes empresas libran todos los días una batalla contras los tontos. Entre las hormigas no hay tontos…”, dice Portisch.

Según Werber parece que fue el Rey Salomó quien dijo “sigue a la hormiga y te enseñará el camino de la sabiduría”.

Por eso recomienda no insistir en combatirlas.

“Es una batalla que ya perdimos”, dice Werber, que entiende que jamás se conseguirá eliminarlas.

“Aquí hay un mensaje que los empresarios podrían aprender. Las hormigas no contaminan, cosa que muchas fábricas lo hacen. Pero la contaminación no es global, es el hombre el que contamina con sus acciones. Las hormigas no son como las moscas y los mosquitos que transmiten enfermedades. Las hormigas no ensucian en una casa. Sólo se comen los restos que tiramos los humanos. Y hasta se encargan de eliminar algunos insectos que dañarían plantas y cultivos”.

“Muchos me dicen que no son tan inofensivas cuando se comen nuestra comida y yo les digo que lo que hay en la naturaleza es de todos. Ellas estaban en la Tierra antes que nosotros y tienen sus derechos”.

Algunos empresarios consideran que las regulaciones y las restricciones son a los negocios lo que los insecticidas a las hormigas.

“El más eficaz de los insecticidas puede destruir algunas hormigas, pero las que sobreviven se multiplicarán definitivamente inmunizadas contra cualquier producto. Las hormigas han resistido Hiroshima y las últimas armas nucleares. Tal vez porque advierten inmediatamente el peligro y se esconden bajo la tierra, o porque tienen el esqueleto exterior que las protege contra las radiaciones”.

¿No tienen enemigos?, se preguntarán algunos.

Uno de ellos es el olor a la albahaca, que no toleran.

Tienen además otros defectos: son miopes, sólo alcanzan a ver un centímetro de un ser humano que es gigantesco para ellas.

Y al igual que los humanos, son capaces de autodestruirse en una guerra entre ellas mismas.

Como los hombres, son los únicos animales de la creación capaces de hacer la guerra y matarse para invadir un territorio ajeno.

Werber dice que “somos muy similares. Nosotros somos la fuerzo de lo alto, ellas de lo bajo, y hay una carrera establecida entre ambos”.

Antes de que los humanos entendieran los modernos sistemas de creación de riqueza, las hormigas descubrieron que el secreto no es sólo el trabajo.

Confían más en la diversidad, utilizan su inteligencia hasta la maldad.

Hay 60.000 especies diferentes de hormigas.

No son totalitarias, la reina y las obreras están programadas para cumplir su función, cada una hace lo que quiere dentro de su casta.

Los analistas de negocios interpretan de esta manera el criterio social de las hormigas: “Han descubierto naturalmente las ventajas de las unidades independientes de producción”.

Según Werber las hormigas confían más en su inteligencia que en su poder de trabajo.

“Cuando tienen un problema prueban todas las soluciones y siempre eligen la mejor. Es el hormiguero el que piensa y se comportan de un modo global como si cada hormiga constituyera una célula cerebral”.

Pero tanta racionalidad no les impide a las hormigas, según Werber, haberle enseñado a los humanos el beso en la boca, concepto que todos los entomólogos apoyan.

“Basadas en el afecto y el sentido solidario”, escribe Werber, “las hormigas han desarrollado una organización perfectamente estructurada que sostiene sus guerras sin ser militares y que avanza técnicamente, cada vez de forma más sofisticada”.

¿Por qué la vida de las hormigas se ha convertido en el nuevo Tao de los empresarios?

Jerry Daniels, uno de los principales consultores de Lee Iaccoca en sus épocas de triunfo explica sus razones: “Después de haber dado tantas vueltas en el vacío, hemos llegado a la conclusión de que siempre la solución pasa por el hombre, por el concepto de que por encima de todo está la capacidad del individuo para sobreponerse. El nuevo orden económico nos ha demostrado que lo importante no es dominar el tiempo, controlar las agendas, leer los manuales. Lo verdaderamente trascendente es rescatar lo mejor de nosotros mismos y de nuestra gente y transformarlo en energía vital para lograr la felicidad personal y del conjunto. Cuando descubrimos la verdadera vida de las hormigas advertimos que al reparto de los talentos hemos llegado tarde. Ojalá podamos recuperar el tiempo perdido”.

Los empresarios ya lo saben.

El éxito depende de cuánto usted pueda saber sobre la vida de las hormigas.

Si esto da resultado, su verdadero enemigo no será la competencia ni los altos costos, sino el DDT.

Epílogo “Hormigas S.A.”

  •     Creen más en la organización que en el trabajo individual
  •    Su sistema de comunicación por las antenas segmentadas y por el olor es perfecto
  •     Con sólo tocarse las antenas en un tac-tac se transmiten en décimas de segundos información precisa: dónde hay comida, cuánta comida hay, cuántas obreras se necesitan para trasladarla
  •     Se sobreponen a los insecticidas y salen inmunes
  •     Han sobrevivido a Hiroshima y las experiencias nucleares posteriores
  •     Están en la Tierra mucho antes que la especie humana
  •   Resuelven problemas de abastecimiento en medios hostiles sólo regulando su temperatura corporal y aplicando reglas inteligentes y deductivas
  •   Ante cualquier problema ensayan todas las soluciones y siempre eligen la mejor
  •     No contaminan ni transmiten enfermedades
  •     Pese a ser miopes – sólo ven un centímetro del ser humano – logran objetivos preciosos aplicando el sistema de muchas hormigas en la menor cantidad de tiempo posible, como si fuera un ataque masivo
  •     Tienen gran sentido solidario y la decisión del hormiguero es la que vale. Cada hormiga es como una célula del cerebro
  •    Como los humanos, pueden llegar a autodestruirse en una guerra, aunque no tienen criterio militar.
  •     Tienen un punto débil: no les gusta el olor a la albahaca.

Palabras claves , , , , ,
publicado por hacheaefe a las 20:00 · Sin comentarios  ·  Recomendar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Sobre mí
FOTO

Héctor Alberto Faga

Escritor, poeta, novelista

» Ver perfil

Al margen
Hola a todos
¡Bienvenidos al mundo de la Capacitación personal y empresarial!
En este blog encontrarán material práctico de capacitación destinado a empresarios, profesionales, gerentes de empresas, estudiantes y curiosos.
Buscador
Blog   Web

Tópicos
» Albrecht, Karl (3)
» Allen, David (1)
» Alles, Martha Alicia (1)
» Alstchul, Carlos (1)
» Anónimo (9)
» Ariely, Dan (2)
» Augé, Marc (0)
» Backer, Ricardo (6)
» Belous, Alicia (2)
» Blake, Oscar Juan (1)
» Blanchard, Ken (1)
» Braun, Rafael (1)
» Brojt, David (3)
» Buckingham, Marcus y Clifton, Donald (1)
» Canetti, Marcelo (1)
» Canton, Alejo (7)
» Cappo, Joe (1)
» Carlzon, Jan (1)
» Cavalli, Edmundo (11)
» Champy, James (1)
» Chistes, cuentos y anécdotas (4)
» Chomsky, Noam (1)
» Clerc, Olivier (1)
» Cleveland, Brad (1)
» Coca, Leonardo (4)
» Cole, Joanne (1)
» Cortese, Abel (4)
» Covey, Stephen (2)
» Crespo Casares (1)
» Criado, Eduardo (1)
» Crosby, Philip (1)
» Daly, Jack (1)
» De Bono, Edward (2)
» DellOrto, Alfonso (1)
» Díaz, Eduardo A. (1)
» Domínguez Márquez, Octaviano (1)
» Drucker, Peter F. (11)
» Einecavé, David (1)
» Ellison, Larry (1)
» Faga, Héctor Alberto (69)
» Faga, Héctor Alberto y Ramos Mejía, Mariano (9)
» Faga, Pablo (2)
» Faga, Silvina (2)
» Fernández Longo, Enrique (12)
» Ferrari, Carlos Alberto (2)
» Fisch, Ricardo (1)
» Fishman, Charles (1)
» Fiszer, Jorge (1)
» Formanchuk, Alejandro (8)
» García, José Enrique (1)
» Gates, Bill (1)
» Gelblung, Samuel (1)
» Gelinier, Octave (1)
» Gilbreath, Robert D (1)
» Godin, Seth (2)
» Goldmann, Heinz (1)
» Goldratt, Eliyahu (2)
» Goleman, Daniel (1)
» González, Jorge (1)
» Gore, Ernesto (0)
» Grinder, John (1)
» Guach Castillo, Julia (1)
» Gumming, Mónica K. (1)
» Heath Hermanos (1)
» Hiebaum de Bauer, Karin Silvina (1)
» Humor (2)
» Hurt, Floyd (1)
» Inglis, Paul F. (1)
» Iparraguirre, Ana Mercedes Díaz de (1)
» Isaacs, William (1)
» Kaplan, Robert S. y Norton, David P. (1)
» Kastika, Eduardo (1)
» Kearney, A. T. (1)
» King, Norman (1)
» Kleinrock, Leonard (1)
» Kofman, Fred (1)
» Kohon, Leopoldo (4)
» Kotler, Philip (12)
» Kouzes, M y Posner, B (1)
» Kratz, Gordon A. (1)
» Lascano, Marcelo Ramón (1)
» Levy, Alberto (2)
» Lewis, Jordan (1)
» Lincoln, Abraham (2)
» López Alonso, Gerardo (2)
» Macazzaga, Jorge A. (1)
» Mackay, Harvey (3)
» Makovsky, Ken (1)
» Marcum, Dave - Smith, Steve y Khaisave, Mahan (1)
» Marías, Julián (1)
» Márquez, Daniel (1)
» Martin, Chuck (1)
» Martínez Aldanondo, Javier (1)
» Martínez Colín, José Pbro. (1)
» Mc Kenna, Regis (1)
» Mc Loughlin, Barry (1)
» Meléndez, Horacio (1)
» Merodio, Juan (1)
» Molinari, Paula (9)
» Moller, Claus (6)
» Moon, Young (1)
» Mora y Araujo, Manuel (1)
» Moschetti, Nelson (1)
» Motl, Pablo Martín (1)
» Mujica, Hugo (1)
» Negroponte, Nicolás (1)
» Nielsen, A. C. (1)
» ODonnell, Horacio (1)
» Ohmae, Kenichi (7)
» Orientar el desarrollo empresario (5)
» Orridge, Martin (1)
» Ossés, Omar (1)
» Owen, Esteban (4)
» Pastoriza, Raúl (1)
» Penzias, Arno (1)
» Peralba Fortuny, Raúl (1)
» Peters, Tom (1)
» Piedrabuena, Sara (1)
» Podestá, Juan Carlos (1)
» Porter, Michael (1)
» Punturo, Daniel (1)
» Ramos Mejía, Mariano Enrique (25)
» Rapp, Stan (3)
» Recibido vía Internet (15)
» Ries, Al (2)
» Robbins, Anthony (1)
» Robinson Castellanos, Edmundo (1)
» Roger, Martha (1)
» Ruge, A. (1)
» Rutherford, Ernest (1)
» Sánchez González, Luis (1)
» Sánchez Loppacher, Julio (1)
» Santos Ramírez, José Alberto (1)
» Schmitt, Guillermo R. (1)
» Sebenius, James K. (1)
» Selman, Jim y Evered, Roger (1)
» Senge, Peter (3)
» Smith, Perry M. (1)
» Sordo, Pilar (1)
» Soto, Mónica y Bocchigliere, Roberto (1)
» Spendolini, Michael D. (1)
» Stanton, John (1)
» Sun Tzu (1)
» Tapscott, Dan (1)
» Tarketon, Fran y Boyett, Joseph H. (1)
» Templeton, tim (1)
» Toffler, Alvin (2)
» Toffler, Alvin y Heidi (1)
» Trout, Jack (3)
» Ury, William (4)
Enlaces
» Un weblog para Orientar
» Orientar capacitación
» Orientar Videos de Capacitación
» Un blog para Orientar
» Toda la poesía de Hacheaefe
» Relatos, poemas y más
» CEO Forum
» Plan UBA
» Vistage Argentina
» Mental Gym
Más leídos
» Cómo operan las matrices de aprendizaje dentro del campo de la estructura de poder de las instituciones
» Frases de Kenichi Ohmae
» Introducción a la creatividad
» La Inteligencia Emocional
» La Sinfonía de los Costos del Factor Humano - 4. Moderatto (quinta entrega)
» Las 21 conductas del nuevo liderazgo
» Los 7 principios de la Negociación
» Metodología Biadi en la solución de problemas administrativos
» Nuevos roles del estratega y del gerente del siglo XXI
» X-Ingeniería
Se comenta...
» Siete consejos para liderar
1 Comentario: Fabian
» El crédito y las ganancias - El efecto palanca
1 Comentario: Lorena
» La clave del maximarketing: Conocer al cliente
1 Comentario: Cami
» De misiones, visiones y valores
1 Comentario: Arturo Cuellar
» 50 artículos sobre temas de administración de empresas
1 Comentario: Pia - Deposgrado.com
Secciones
» Inicio
FULLServices Network | Blog profesional | Privacidad